Categoría: Eventos

Categoría: Destacado

martes, 21 de marzo de 2017

NO PERDER DE VISTA LA VINCULACIÓN ENTRE TECNOLOGÍA Y HUMANISMO EN LA ATENCIÓN DE PACIENTES


  • Concientizar a los prestadores de servicios de salud, sobre la necesidad de no perder la vinculación entre tecnología y humanismo.

  • El personal de enfermería debe generar planes de cuidados para devolverle su calidad de vida y restituirlo a sus actividades normales.

Ante el incremento de pacientes sobrevivientes de infarto agudo al miocardio, el personal de enfermería debe generar planes de cuidados para recuperar la función de su organismo, devolverle su calidad de vida y restituirlo a sus actividades normales, afirmó el enfermero cardiólogo Gonzalo Martínez Mariano, del Hospital Regional de Alta Especialidad de San Bartolo Coyotepec, Oaxaca.

Al participar en el Curso “Calidad y Seguridad del Profesional de Enfermería en Medicina Interna”, que se lleva a cabo en el Hospital Juárez de México, dijo que tenemos que empezar por concientizar a los prestadores de servicios de salud, sobre la necesidad de no perder de vista la vinculación entre tecnología y humanismo, al brindar el apoyo que este tipo de pacientes requiere para su rehabilitación cardiaca.

A este respecto, expuso que este tipo de enfermos tiene estricta vigilancia médica, y apego a sus medicamentos. Sin embargo, el enfermero cardiólogo indicó que esta condición no quiere decir que no pueda recuperar su actividad social y hasta ocuparse laboralmente.

Para lograr esto, el personal de enfermería los asiste para la prevención de arritmias o la alteración del gasto cardíaco. Asimismo, evita los riesgos de infección, dolor, mantiene la temperatura corporal y vigila que su función renal y de oxigenación sea óptima.

Durante su participación en el Curso “Calidad y Seguridad del Profesional de Enfermería en Medicina Interna”, el enfermero Gonzalo Martínez Mariano hizo notar que los infartos son la primera causa de muerte.


Dijo que la población adulta y mayor de 60 años de edad es la más vulnerable a desarrollar complicaciones cardíacas, y se estiman aproximadamente 17.3 millones de muertes anuales a nivel mundial. Los principales factores de riesgo son la hipertensión arterial, diabetes, dislipidemias y obesidad.

Asimismo, señaló que una persona en situación de infarto puede sobrevivir, dependiendo del tiempo de atención primaria, por lo que las instituciones Hospitalarias forman equipos multidisciplinarios para el seguimiento de protocolos y programas, como el Código Infarto.

En esta tarea, el personal de enfermería participa y da seguimiento a las Guías de Práctica Clínica de Atención Cardiovascular, y se orienta con los protocolos de atención en salud, lo que permite mejorar la funcionalidad del paciente cardiovascular en su vida diaria.