Categoría: Eventos

Categoría: Destacado

miércoles, 24 de mayo de 2017

ESTRÉS, ALCOHOL Y TABACO ORIGINA FALLAS CARDIACAS ENTRE LOS JÓVENES


  • Realizan Curso “Calidad de la Atención al Paciente Cardiológico”, en el Hospital Juárez de México
  • Advierten que por desórdenes alimenticios o estilos de vida poco saludables son más frecuentes problemas coronarios entre la población en edad productiva
El aumento del estrés, alcoholismo y tabaquismo propician un incremento de las fallas cardiacas entre los jóvenes, alertó el doctor Pedro Reyes Rivera, médico adscrito al servicio de Medicina Extracorpórea del Hospital de Cardiología del Centro Médico Nacional Siglo XXI.
Señaló que debido a estos excesos, desórdenes alimenticios o estilos de vida poco saludables, cada vez son más frecuentes los problemas coronarios entre la población en edad productiva, y como resultado de esta situación, estamos atendiendo a pacientes con infartos al miocardio, desde los 30 años de edad.
Durante su participación en el Curso “Calidad de la Atención al Paciente Cardiológico”, que se lleva a cabo en el Hospital Juárez de México, señaló que esto es muy alarmante, porque las enfermedades crónico degenerativas pueden ser incapacitantes, además de impactar los sistemas de salud.
Al presentar el tema “Soportes Ventriculares”, expuso que los estilos de vida poco saludables repercuten en un incremento de padecimientos como la hipertensión y la diabetes, que a la larga inciden en fallas cardiacas.
Señaló que el incremento en el consumo de grasas, sedentarismo y el poco ejercicio, entre otros factores de riesgo, propician que en países como Estados Unidos aumenten hasta en medio millón el número de pacientes al año con insuficiencia cardiaca o problemas coronarios.   
En nuestro país esto representa un problema de salud pública, ya que está afectando a grupos poblacionales más jóvenes, añadió el doctor Reyes Rivera, quien urgió a revertir esta tendencia, con una mejor educación desde el hogar, para que las nuevas generaciones mejoren su dieta alimenticia, realicen más ejercicio y se abstengan de fumar y tomar.
Nuestro Sistema Nacional de Salud está a la altura de los mejores del mundo para lidiar con estas enfermedades, y contamos con los recursos humanos y tecnológicos más capacitados para atender este tipo de padecimientos. Sin embargo, lo mejor que podemos hacer es impulsar una medicina preventiva que repercuta en una población sana, concluyó.