Categoría: Eventos

Categoría: Destacado

viernes, 20 de octubre de 2017

DESAFIÉMOS LOS PROCESOS PARA MEJORAR LA SEGURIDAD Y LA CALIDAD DEL PACIENTE


·         Asumamos su liderazgo con compromiso y responsabilidad social, convocó el doctor Martín Antonio Manrique, Director General del HJM

·         “Por doloroso y difícil que sea el cambio, tenemos que modificar actitudes y patrones de comportamiento que hemos seguido”


Para mejorar la seguridad de los pacientes y ofrecer una atención de calidad y con una visión humanista, el Hospital Juárez de México desafía y transforma los procesos y asume su liderazgo con compromiso y responsabilidad social, afirmó el doctor Martín Antonio Manrique, Director General del HJM.
“Por doloroso y difícil que sea el cambio, tenemos que modificar actitudes y patrones de comportamiento que hemos seguido”, remarcó, al participar en la Mesa Redonda sobre la “Responsabilidad del Directivo de la Seguridad del Paciente”, durante el Segundo Congreso de Seguridad del Paciente.
Frente a ello, el Director General del HJM resaltó la importancia del trabajo en equipo y de la comunicación asertiva para fortalecer la cultura de la calidad y la seguridad del paciente.
“No nos dejemos llevar por actitudes como la del avestruz, que esconde la cabeza para que no lo vean o para ocultar errores. En el HJM debemos asumir que somos humanos, y que por ello somos falibles, cometemos errores y equivocaciones que pueden llegar a afectar los pacientes. Pero ello no debe paralizarnos”, señaló.
Durante la Mesa Redonda, en la que participaron además la doctora Reyna Yacamán Handal, del Centro Médico ABC, y el doctor Jesús Dávila Torres, de patient Safety Movement, el Director General del HJM sostuvo que los eventos adversos son una realidad en los hospitales.

Aclaró que más del 80% de los eventos adversos no son directamente imputables a los médicos, sino al sistema en su conjunto. Sin embargo, aclaró la necesidad de arraigar la cultura del reporte, sin propósitos de castigo, sino para fortalecer la cultura de la seguridad y la calidad de la atención.

Al respecto, la doctora Yacamán Handal, dijo que este movimiento en pro de la seguridad del paciente tiene su fundamento en el juramento hipocrático, que precisa que “lo primero es no dañar”. No obstante, expuso que recientemente en algunos textos, como Errar es Humano, indican que más personas se mueren por errores médicos que por el Sida, y que mueren más personas que ingresan a un hospital, que las que viajan en un avión.

Frente a esta situación, el doctor Jesús Dávila Torres destacó que en el sistema nacional de salud público y privado se impulsan decisiones encaminadas a cambiar esta situación.

Coincidió en que muchos de los errores o eventos adversos que afectan a los pacientes no se deben al acto médico, sino a fallas que ocurren en la cadena de los servicios sanitarios, como el tener el equipo, pero no saber utilizarlo o ignorancia en los procedimientos.

A lo largo de su participación, los tres expositores destacaron la importancia de los procesos de certificación y acreditación de los hospitales por parte del Consejo de Salubridad, con la perspectiva de garantizar el acceso a los servicios médicos e impulsar las buenas prácticas, ya que permitirán elevar los estándares de calidad y  fortalecerán la seguridad de los pacientes.

Sin embargo, expresaron que de nada servirá todo este esfuerzo que se está realizando, si los trabajadores del sector salud no estamos comprometidos y convencidos de que debemos hacer bien las cosas, de que debemos tratar a los pacientes de la mejor manera, o que debemos apegarnos a los procedimientos recomendados, como el adecuado lavado de manos.

Ante nosotros tenemos el reto de transparentar el tratamiento médico, y que la población y nuestros pacientes perciban realmente que nos interesan sus necesidades y que situación. Con ello avanzaremos en el fortalecimiento de la confianza ciudadana, dijo la doctoras Yacamán.

Al respecto, el doctor Martín Antonio Manrique, expresó la conveniencia de poner a las familias en el centro de la atención de sus enfermos. Que se sientan involucradas y que están acompañadas en la atención hospitalaria de sus pacientes. “Que sientan que tienen el apoyo y el soporte institucional”, recalcó.
     
A su vez, el doctor Dávila Torres destacó en el mejoramiento de la calidad y seguridad de la atención, todos los trabajadores del sector salud deben ocupar su trinchera. Todos son relevantes, sin incurrir en la frase del “a mi no me toca”.