Categoría: Eventos

Categoría: Destacado

miércoles, 29 de noviembre de 2017

EL ALTRUISMO DE UNA FAMILIA ALEGRA A PACIENTES PEDIÁTRICOS


·         Los pacientes sonrieron satisfechos ante los inesperados visitantes que llegaron con sus palabras de aliento y motivación

·         Abel, de seis años, recibió con gusto la pijama de Superman, pero señaló que le hubiera gustado recibir la de su equipo favorito: Cruz Azul

A pesar de sus padecimientos que los tienen postrados en sus camas del Servicio de Pediatría, los niños y adolescentes sonrieron satisfechos ante los inesperados visitantes que llegaron con sus palabras de aliento y motivación, y su cargamento de obsequios.

Sus rostros infantiles reflejaron sorpresa y alegría, al notar que este día, además de la visita médica y la esforzada atención y cuidado de sus enfermeras, recibirían regalos. La rutina hospitalaria quedó rota, al recibir pijamas de superhéroes y princesas, afelpadas toallas y atractivas bolsitas con productos para el aseo personal.

-Niños, se adelantaron los santos Reyes. Les trajeron bonitas pijamas ---señaló la enfermera Patricia Gudiño Algarín en una de las sala del Servicio de Pediatría del Hospital Juárez de México. Lo que hizo reaccionar a los pequeños acostados en sus camas de barandales.

Abel, de seis años de edad, fue el primero en incorporarse y recibió con gusto la pijama de Superman, con todo y su capa, aunque señaló que le hubiera gustado recibir una de su equipo de fútbol favorito: Cruz Azul.

-Pero si anoche lo eliminó el América ---le dijo el señor Roberto Garrido Ledezma, quien llegó acompañado de su esposa Celia Martínez y su hija Daniela---, Los visitantes se acercaron, ofrecieron los obsequios y platicaron con el pequeño, que revisaba su pijama, y la bolsita con el champú, pasta y cepillo de dientes, jabón y esponja.  

El pequeño, muy platicador, señaló a Roberto que está estudiando en la primaria. Aunque no se acordó del nombre de la escuela, dijo que es del Primero “A”, y su maestra es miss Rosa Isela.  

A su lado, Julián Mateo, de apenas cuatro meses, no se despertó a pesar de la algarabía. Su papá, Miguel Chávez Jamaica, recibió los obsequios, y agradeció a la familia Garrido Martínez:

-Qué bueno que se acuerden de los niños enfermos que están internados en los hospitales ---dijo.

Blanca Blásquez Tapia, de dos años de edad, fue de las que más se emocionaron cuando Daniela Garrido le dio su pijama. Sentada en su cama, la pequeña señalaba a su papá Marco Antonio Blásquez, las figuras de la pijama que le habían dado. A su corta edad, reconoció las imágenes de los personajes Elsa y Ana Frozen, que tanto le atraen.

-Son sus personajes favoritos ---dijo el papá emocionado.

Sentada en un sillón, Sandra Joselín Cervantes Romero, de 15 años de edad, dio las gracias y sonrió complacida a su padre José Cervantes, quien permaneció a su lado.

-Ella estudia el primer semestre en la prepa-Conalep ---dijo el papá, mientras arropaba a su hija.

Karla María Pérez Carmona, de 15 años de edad; Sandra Chávez Álvarez, también de 15, y Erick Alejandro, de 16 años, también se mostraron contentos y agradecieron a los visitantes su generosidad y las expresiones de solidaridad y de ánimo.

En total, 22 niños y adolescentes recibieron sus pijamas, toallas y kits de aseo personal, y el doctor Amilcar Ulises Valencia Garín, y la enfermera Patricia Gudiño Algarín, agradecieron el gesto altruista de la familia Garrido Martínez, que destinó un día para convivir con los pequeños enfermos.

Al final, impresionados con la fortaleza y el espíritu de lucha de los pequeños pacientes, Roberto, Celia y Daniela expresaron su convicción de que ver sonreir a estos niños internados en el Servicio de Pediatría del HJM, fue lo más importante de su visita.