Categoría: Eventos

Categoría: Destacado

jueves, 8 de febrero de 2018

EL HJM PARTICIPA EN UN ESTUDIO PARA LOGRAR UN REGISTRO NACIONAL SOBRE LINFOMA DE NO HODGKIN

·         Se busca contar con mejor información sobre su impacto entre la población del país
·         La doctora Andrea Milán Salvatierra señaló que hay un subregistro importante de la enfermedad a nivel nacional

El Hospital Juárez de México, el Instituto Nacional de Cancerología y el Instituto Nacional de Nutrición realizan un estudio que permita contar con un Registro Nacional de los casos de Linfoma de Hodgkin, estudiar su impacto entre la población e impulsar mejores protocolos de tratamiento, informó la doctora Andrea Milán Salvatierra.

En la sesión general, señaló que se trata de un padecimiento de difícil diagnóstico, lo que propicia que los enfermos tengan que pasar por varios tratamientos, por lo que los pacientes llegan a los Servicios de Oncología o Hematología, cuando el problema se encuentra en una etapa avanzada.

Al referirse a las causas de esto, ante la comunidad médica hospitalaria, personal de enfermería y de servicios generales, señaló que existe un subregistro importante de la enfermedad a nivel nacional.

Sobre esto, destacó que mientras en el 2012 en todo el sistema nacional de salud se notificaron 4 mil 623 casos, tan sólo en el INCAN, INNSZ y en el HJM se detectaron 3 mil 780 casos.

En su exposición, la doctora Milán Salvatierra, médico residente de Tercer año del Servicio de Hematología, señaló que el Linfoma de no Hodgkin es el séptimo tipo de cáncer más frecuente.

Explicó que a diferencia de otros tipos de cáncer, los linfomas no se pueden prevenir y afectan por igual a hombres y mujeres de cualquier edad, y se presenta con mayor frecuencia en la población de países en vías de desarrollo.

Dijo que de acuerdo con el estudio que se realiza en el HJM, se han diagnosticado 306 pacientes con esta enfermedad, que afecta a los ganglios cervicales y el bazo de los pacientes.   

Desafortunadamente, continuó, se diagnostica en estadios avanzados, y sus efectos pueden ser muy agresivos, por lo que consideró indispensable capacitar a los médicos de primer nivel de atención, para identificar oportunamente a la enfermedad, y enviar a los pacientes a los hospitales de tercer nivel.

La doctora Milán Salvatierra hizo notar que se han logrado nuevas terapias con medicamentos como el Rituximab, que es extremadamente caro, y el tratamiento es de alto costo, y sobrepasar los 250 mil pesos.

Afortunadamente el Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos del Seguro Popular cubre los gastos de la atención médica de los linfomas, tumores de los ganglios linfáticos, cuya posibilidad de cura es de 70 por ciento en los casos que reciben el tratamiento adecuado.

Sin embargo, prosiguió, el índice de deserción del tratamiento es muy elevado, y luego de tomar el primer medicamento muchos pacientes ya no regresan, lo que representa una gran pérdida de recursos.