Categoría: Eventos

Categoría: Destacado

martes, 27 de marzo de 2018

EMPANICE SIN PAN Y RESTE CALORÍAS


  • Amaranto, ajonjolí, linaza o almendra son algunas opciones para sustituir el pan molido y disfrutar de alimentos empanizados más saludables.
Disfrutar de la comida que le gusta sin sentir culpa por las calorías que pueden producirle sobrepeso u obesidad es posible, basta con un poco de creatividad.

Por ejemplo, si le gustan los alimentos empanizados, los cuales son ricos en carbohidratos y grasas, hay opciones.

Salvador Ortiz, especialista en el Servicio de Apoyo Nutricio del Hospital Juárez de México, recomienda sustituir el pan para empanizar por amaranto, ajonjolí, chía, linaza o almendra.

"Los productos como el amaranto o la almendra ya se venden en forma molida como harina", comenta. Pero es posible moler en la licuadora cualquiera de estos alimentos para crear estas harinas.

Ortiz comenta que el procedimiento es el mismo. Se usa huevo y luego se emplea la harina elaborada con cualquiera de estos alimentos.

Con ello, precisa, es posible restar de 25 a 30 kilocalorías menos; aunque depende del tamaño de la proteína que se empanizará y si ésta es pollo, carne o pescado.

Para el experto, además conviene usar harinas elaboradas con chía o linaza, porque son alimentos que proporcionan ácidos grasos omega 3, los cuales son benéficos para la salud.

El amaranto, por ejemplo, tiene más nutrimentos que el pan. 

"No es sólo lo que voy a disminuir en calorías, sino que voy a adicionar otros nutrimentos que el pan no aporta", subraya.

Otra recomendación del especialista es usar suficiente aceite para freír. "Poner una pequeña cantidad de aceite es contraproducente, porque el alimento la absorberá y requerirá más cantidad. Se necesitará poner más y más, y al final se emplea más aceite.

"Se recomienda que se emplee una fritura profunda, para ello se requiere un recipiente que sea con una profundidad que permita sumergir completamente el alimento; eso evita que se absorba tanta grasa".

Pero es todavía mejor hornear el alimento en lugar de freírlo. Con ello se pueden restar más de 50 kilocalorías.