Categoría: Eventos

Categoría: Destacado

lunes, 3 de julio de 2017

EN EL QUEHACER MÉDICO DEBE PERMEAR EL SENTIDO ÉTICO


 
·       El doctor Gustavo Lugo Zamudio, Director Médico del HJM, entregó a estudiantes de pregrado sus Constancias de Terminación de Internado 2016-2017

·         En la ceremonia, les pidió enfrentar con ánimo resuelto, sensibilidad, responsabilidad, capacidad y buen juicio cualquier contingencia
 
En el quehacer médico debe permear el sentido ético, para enfrentar con ánimo resuelto, sensibilidad, responsabilidad, capacidad y buen juicio cualquier contingencia, afirmó el doctor Gustavo Lugo Zamudio, al encabezar la ceremonia de entrega de Constancias de Terminación de Internado de Pregrado Generación 2016-2017.

Ejerzan estos atributos con convicción y decisión, en la atención del compromiso que han asumido con los demás, dijo a los estudiantes de pregrado en su mensaje, a nombre del doctor Martín Antonio Manrique, Director General del Hospital Juárez de México.

El doctor Lugo Zamudio hizo un reconocimiento a los 32 estudiantes de pregrado graduados por el cumplimiento de sus encomiendas a lo largo de este año académico. “Esperamos que el conocimiento y el criterio clínico adquiridos, y que seguramente seguirán desarrollando, les permita ofrecer una mejor atención a los pacientes”, les dijo.

Durante la ceremonia, coordinada por la doctora Alma Rosa Quezada García, los doctores Guillermo Estrada Salas y José Guadalupe Garnica García, señalaron que el interés fundamental del HJM es la formación de médicos humanistas, con responsabilidad social y valores bioéticos, que centren su interés en principios fundamentales de la práctica médica.

Resaltaron el compromiso que como médicos asumen para orientar el buen juicio clínico y de relación con los paciente, sin ningún tipo de discriminación, y proporcionando atención de calidad, considerando los aspectos éticos, humanísticos y morales, que rigen el ejercicio de esta profesión.

Asimismo, les pidieron valorar sus capacidades, habilidades y competencias adquiridas en este proceso de enseñanza-aprendizaje en las diferentes áreas del hospital. Aquí, se percataron de los nuevos retos que deberán enfrentar en el ejercicio de la medicina.

Frente a este contexto, les indicaron la necesidad de plantearse nuevos objetivos ante la transición epidemiológica que vive el país, caracterizada por el aumento de la esperanza de vida de la población y el incremento alarmante de las enfermedades crónico degenerativas.

En representación de los Médicos Internos de Pregrado, Ricardo Colunga Méndez agradeció al Hospital Juárez de México la oportunidad de realizar su internado de Pregrado, y reconoció la capacidad de los maestros, médicos adscritos, personal de enfermería, de laboratorio y administrativo, por compartir sus conocimientos y  apoyarlos a lo largo de éste período.

“Este año estuvo lleno de momentos difíciles, pero también de satisfacciones en las largas jornadas de trabajo o de guardia. No todo fue adversidad, nadie podrá olvidar lo que se siente cuando un paciente o un familiar te da las gracias y sus bendiciones por tu trabajo”.

“Muchos dicen que es el año más difícil de la carrera, y quizá tengan razón, pero también la tienen  los que aseguran que es el año más hermoso, ya que es realmente durante este período donde aprendes a vivir como médico, donde tienes la oportunidad de aprender de primera mano  del mejor libro de medicina que pueda haber: el paciente”.

Colunga Méndez recalcó que es en este año en donde verdaderamente se confirma que la profesión a la cual has decidido consagrar tu vida, y que no hay mayor bellezas en el mundo que la vida humana, y que precisamente somos nosotros los encargados de velar por la vida y la salud de los pacientes.