Categoría: Eventos

Categoría: Destacado

martes, 19 de diciembre de 2017

COMILONA DECEMBRINA, 5 KILOS MÁS CONTRA LA SALUD DE LOS MEXICANOS


  • Entre los cambios corporales provocados por la temporada invernal y la comida rica en calorías los mexicanos suben entre tres y cinco kilos en diciembre.
  • En la cena navideña los mexicanos pueden llegar a consumir hasta 2 mil 500 calorías, las recomendadas para todo un día en una persona promedio.
  • Moderación es un antónimo de diciembre en México.


Comer en abundancia durante la temporada decembrina es una costumbre tan interiorizada en los mexicanos que lejos de hacer conciencia sobre las consecuencias negativas que podría traer a su salud, bromean e intercambian memes sobre la comilona que les espera a través de las redes sociales, normalizan una situación que podría afectarlos.
Las vacaciones, el aumento de las reuniones sociales, la comida de temporada y el frío propician la comelitona.
Los platillos típicos de la época decembrina contienen muchas más calorías de las recomendadas para la ingesta diaria. Un adulto de 30 años con actividad física regular y sano, por ejemplo, debería consumir entre 2 mil y 2 mil 500 calorías, entre 600 y 840 por comida.
El tamal, uno de los alimentos que no puede faltar en la temporada, tiene entre 440 y 600 calorías, si se acompaña con atole se suman 200 calorías. Si un mexicano come dos tamales con atole consumirá por lo menos la mitad de las calorías que necesita en un día.
Un plato de pozole de 300 mililitros tiene 240 calorías, una tostada frita con una cucharada de crema, su típico complemento, otras 240; una porción de 250 gramos de romeritos tiene 348 calorías, una porción de bacalao 375; una rebanada de carne de pavo 450 calorías y una lata de cerveza un promedio de 153.
Además del gusto natural de los mexicanos por la comida con alto contenido calórico, el frío de la temporada invernal también juega en contra de su peso.
De forma natural se les antojan más este tipo de alimentos ya que los días más cortos y con menor luz del invierno disminuyen los niveles de seratonina, responsable de regular la temperatura y el apetito, lo que genere la necesidad de más calorías para conservar el balance del metabolismo.
Con el frío puede aparecer el hambre por aburrimiento, pues la menor luz respecto del verano puede alterar el estado de ánimo y provocar sentimientos de angustia o nostalgia que se compensan al consumir alimentos de ese tipo.
En invierno las personas son menos propensas a realizar cualquier actividad física porque los días más grises aumentan la producción de melatonina, encargada de regular los ciclos de sueño, a menor luz más melatonina.
Entre los cambios corporales provocados por la temporada invernal y la comida con alto contenido calórico los mexicanos suben entre tres y cinco kilos en diciembre, de acuerdo con Elizabeth Pérez Cruz, coordinadora de la Clínica de Obesidad del Hospital Juárez de México.
Es por ello que en enero y febrero las consultas con el nutriólogo aumentan 70% respecto del resto del año.
La acostumbrada comilona anual de diciembre podría ser un problema de salud pública en un país donde 20% de la población es obesa, por lo que debería llamar la atención de la Secretaría de Salud.
En México como en América Latina la obesidad se ha convertido en un problema de salud pública de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.
México ocupa el segundo lugar como el país con mayor prevalencia de obesidad y sobrepeso solo después de Estados Unidos, una condición que va en crecimiento especialmente entre las mujeres.
Entre 1980 y 2014 el porcentaje de mujeres con obesidad se duplicó al pasar de 15% a 32%, entre los hombres creció de 8% a 24% con datos de la organización.
La obesidad aumenta el riesgo de padecer diabetes, la principal causa de muerte en México, una enfermedad que actualmente sufren casi 12 millones de mexicanos, más de 98 mil personas murieron por su causa en 2015.
A pesar del problema que representa para la salud pública la secretaría del ramo no le ha puesto al problema la atención que merece, sus promocionales decembrinos se enfocan principalmente en la prevención de enfermedades respiratorias.