Categoría: Eventos

Categoría: Destacado

sábado, 6 de enero de 2018

LOS REYES MAGOS LLEGARON CON SU CARGAMENTO DE JUGUETES AL HJM

   -

   Juguetes, Rosca de Reyes, Tamales y Piñatas para los pacientes del Servicio de Pediatría*

  “Ahora si se vieron ganones”, celebró una mamá, al ver que sus dos hijos cargaban con varios juguetes*

Con una gran celebración en la que se repartieron muñecas, balones, legos, carritos, juegos de mesa y muñecos de peluche, entre otros más, el Hospital Juárez de México festejó el tradicional Día de Reyes con docenas de pacientes del Servicio de Pediatría y los  pequeños que acudieron a la Consulta Externa.

Una veintena de entusiastas pacientes del cuarto piso de hospitalización fueron autorizados por sus médicos, a participar en la celebración, y con la ayuda de sus enfermeras y los camilleros se sumaron a más de tres centenares de bulliciosos niños que desde temprano llegaron al auditorio “Doctor Manuel Velasco Suárez”.

Ahí los esperaban el doctor Gustavo Lugo Zamudio, Director Médico; así como la doctora Imelda Islas Infante, Presidenta del Voluntariado, y la señora Silvia Rojo, miembro del Patronato, quienes les dieron la bienvenida.

“Ustedes, les dijo el doctor Gustavo Lugo Zamudio al felicitarlos por el Día de Reyes, nos motivan para esforzarnos y realizar día con día acciones que les devuelvan la salud”.

Por su parte, la doctora Imelda Islas Infante les felicitó por haber seguido durante el el año 2017 las indicaciones de sus médicos y por mantenerse apegados al tratamiento que les hará recuperarse y regresar pronto a sus casas y con sus familias.

Luego hicieron su entrada los Reyes Magos, quienes fueron recibidos entre espontáneas exclamaciones de júbilo por parte de los pequeños, que agradecidos por su arribo les dieron un prolongado y caluroso aplauso.

En un día tan ajetreado para los Reyes Magos, dijeron que hicieron un alto en el Hospital Juárez de México, para dejar su gran cargamento de juguetes, por una  invitación expresa del patronato del hospital.

Regocijados, todos los pequeñines pidieron tomarse la foto al momento de recibir sus juguetes que les llevaron Melchor, Gaspar y Baltazar. Pacientemente los niños se formaron en la fila, ante la mirada complacida de sus padres y acompañantes.

Aún así hubo quienes se formaron hasta dos y tres veces, pero los Reyes Magos les dieron gusto a todos, llenándolos de regalos. Las muñecas y los balones fueron los más solicitados. “Ahora si se vieron ganones”, celebró una mamá, al ver que sus dos hijos cargaban con varios juguetes.

Mientras los menores recibían sus juguetes, los padres de familia recibieron abrigadores cobertores, sus rebanadas de Rosca de Reyes (casi todas las rebanadas traían su niño adentro). También saborearon “picositos” tamales de chile verde y rojo. Además, había de dulce. Los 250 tamales que llegaron, se terminaron muy pronto. Los asistentes acompañaron varias rebanadas de rosca y los tamales con un cuartito de leche con sabor a chocolate.

Diligentes con los deseos de los menores, la doctora Imelda Islas Infante y la señora Silvia Rojo ayudaron a las entusiastas voluntarias de una decena de fundaciones para repartir a todos los que pedían una porción extra de rosca y otro tamal, sin importar que el chile les picara.

Luego, la festiva algarabía se trasladó a uno de los patios del hospital, en donde los niños partieron dos piñatas y se ganaron más juguetes y dulces.

En el festejo, participaron: Fundación Amor Infinito, Fomento de Desarrollo Teresa de Jesús, Iluminando con Amor, Congregación Cara México, Dar es Amar, Leer contigo y la donación particular de Oscar Vicencio Sosa.

Con su brazo izquierdo enyesado, Misael Badillo Lozano, de 9 años de edad, fue de los primeros en llegar acompañado de su abuela Laura Pérez Moreno, del municipio de Neza, quien había llevado a su nieto al servicio de Ortopedia. “El pasado 22 de diciembre se lastimó su brazo izquierdo al meterlo a la secadora, y hoy lo traje a curación”, dijo.

Ahí estaba la pequeña Esmeralda de cinco años, quien prefiere que le llamen Esme. Había asistido al Servicio de Alergia en la Consulta Externa, cuando recibió la invitación para la celebrar el Día de Reyes. “Los Reyes son muy amorosos y son muy buenos con sus amigos”, dijo la pequeña, quien llegó con su mamá Socorro Pérez González.

Luego, en sus sillas de ruedas llegaron los pacientes hospitalizados en el cuarto piso de Pediatría: Anet Sofía, de siete años; Linsi Ailín, de diez; Brayan, de ocho; entre otros más del Servicio de Oncopediatría.

Junto a ellos, bajó también Santiago, de ocho años, quien fue operado de apendicitis, y dijo que esperaba que lo dieran de alta este seis de enero.  Voy en el Tercero “D” de la escuela Ignacio Ramírez, y mi maestra es Ana Belem Camacho. “El lunes empiezan las clases, pero como me operaron, seguiré de vacaciones”, dijo.