Categoría: Eventos

Categoría: Destacado

jueves, 26 de julio de 2018

EL IPN COLABORA CON EL HJM PARA MEJORAR LA OPERATIVIDAD DEL EQUIPO BIOMÉDICO

          Los diferentes equipos médicos son dispositivos imprescindibles y su utilidad es crucial para el éxito operativo del hospital.


          En el 2017 inició el proyecto de Gestión de la Tecnología Biomédica del HJM, con el fin de establecer el control de la Tecnología Biomédica.



El Hospital Juárez de México impulsa convenios de colaboración con instituciones, como el Instituto Politécnico Nacional para mejorar la operatividad y el uso racional del equipo biomédico, afirmó el doctor Martín Antonio Manrique, Director General del Hospital Juárez de México.

Al encabezar la Sesión General en la que se abordó el tema de Gestión de la Tecnología Biomédica, resaltó que el HJM colabora con el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (Cinvestav), que ha desarrollado proyectos como la cama robótica (Camabot), que reúne ventajas biotecnológicas para la atención del paciente hospitalizado.  

Dijo además que el hospital cuenta con un Centro de Innovación Tecnológica, que reúne la suma de esfuerzos de médicos y técnicos para el desarrollo de proyectos de investigación y equipamiento médico.

Al abundar sobre el equipo biomédico con que cuenta el HJM, dio a conocer las diferentes especialidades médicas del hospital que disponen de más de dos mil equipos cuyo costo beneficio repercute en un mejor diagnóstico y tratamiento de los pacientes.  

La Sesión General fue coordinada por la maestra Blanca Esthela Cervantes Guzmán, Jefa de los Servicios de Enfermería del HJM, los ponentes Luis Orozco Martínez y Abigail Vázquez .

El ponente Luis Orozco señaló que los equipos especializados de alto costo ,enfrentan un “enemigo invisible”: ¡el mal uso de los dispositivos médicos!, lo cual repercute en eventos adversos que ponen en riesgo y peligro al ambiente hospitalario. Estos ocurren por actos de omisión o comisión.

Entre los factores que alimentan este enemigo invisible, mencionaron la interacción inapropiada entre los usuarios y los dispositivos, la excesiva variedad de marcas y modelos, alarmas mal configuradas o ignoradas, datos ingresados de forma incompleta, malas técnicas de reprocesamiento y limpieza, uso irresponsable y un inadecuado mantenimiento.

Indicaron que a pesar de que estos errores se pueden evitar, ocurren y representan gastos para toda institución por mantenimientos correctivos, tiempo fuera del equipo médico, falta de atención a pacientes, resultados tardíos para diagnóstico, interrupción de tratamientos, aumento en los días de hospitalización de los pacientes.

Abigail Vázquez mencionó que desde principios del año 2017 inició el proyecto de Gestión de la Tecnología Biomédica del HJM, a fin de establecer procedimientos de coordinación, organización y control de la Tecnología Biomédica instalada en el hospital para lograr el mejoramiento de la eficiencia y la calidad en la prestación de los servicios de salud.

Señaló que en esta tarea participa un grupo de pasantes de Ingeniería Biomédica del I.P.N. de la Unidad Profesional Interdisciplinaria de Biotecnología (UPIBI), que recorren los diferentes servicios médicos de hospital, para revisar el equipo y evaluar procesos de mantenimiento, entre otras acciones.

Los ponentes coincidieron en que estas acciones representan un proceso integral de gestión de la tecnología biomédica que incluye el inventario, historial de vida y los protocolos de revisión de los equipos, que eventualmente permitirán al hospital afrontar la Certificación hospitalaria por el Consejo de Salubridad General y la Acreditación de servicios como parte del Catálogo Universal de Servicios de Salud (CAUSES).